Home / Noticias / En medio del debate por el aporte del Estado, el Papa dijo que “a la Iglesia la mantienen los fieles”

En medio del debate por el aporte del Estado, el Papa dijo que “a la Iglesia la mantienen los fieles”

En medio del debate de los obispos sobre alternativas para lograr el completo autosostenimiento del culto católico en el país y prescindir así del aporte del Estado, el Papa Francisco afirmó esta mañana que a la Iglesia “la mantienen los fieles”. De todas formas, el pontífice se manifestó en contra de tarifar la impartición de los sacramentos.

Fue durante la homilía de la misa matinal en Santa Marta, ocasión en la que aprovechó para advertir sobre el riesgo de caer en la idolatría del dinero que, a su juicio, está en la raíz de la corrupción: “El núcleo de la corrupción es justamente una idolatría: es haber vendido el alma al dios dinero, al dios poder. Así se es un idólatra”, afirmó.

Los obispos celebran esta semana en Pilar su segundo y último plenario, durante el que analizaron sistemas de recolección de fondos que les permitan reemplazar el aporte del Estado, que este año ronda los 130 millones de pesos, una suma que representa el 7 % de su presupuesto, pero que es muy necesario para los obispados más pobres.

 

El avance hacia la renuncia de la Iglesia al aporte del Estado –establecido en la Constitución Nacional- cobró fuerza en medio del debate por la legalización del aborto, cuando se alzaron voces a favor de la “separación” Iglesia-Estado, lo que derivó en la creación de una comisión Gobierno-Episcopado para estudiar el tema.

Reflexionando el pasaje del Evangelio de San Juan en el que Jesús expulsa a los mercaderes del templo, el Santo Padre dijo que en la mente de esos vendedores “está el ídolo del dinero y los ídolos siempre son de oro. Y los ídolos esclavizan”.

“Esto nos llama la atención y nos hace pensar en cómo tratamos nuestros templos, nuestras iglesias. Si realmente son casa de Dios, casa de oración, de encuentro con el Señor, si los sacerdotes favorecen eso, o si se parecen a los mercados”, dijo el Papa.

“A veces he visto –no aquí en Roma sino en otra parte– una lista de precios. ‘Pero, ¿cómo, los sacramentos se pagan?’. ‘No, es una ofrenda’. Pero si quieren dar una ofrenda –que la deben dar– que la pongan en la cesta de las ofrendas, escondido, que nadie vea cuánto dan”. Y advirtió: “también hoy hay este peligro”.

Luego se auto interpeló al decir: “Pero debemos mantener la Iglesia. Sí, sí, es cierto. Que la mantengan los fieles, pero en la cesta de las ofrendas, no con una lista de precios”, se respondió el Papa.

El Santo Padre también hizo una advertencia sobre el peligro de lo que llama la “mundanidad” en las celebraciones de los sacramentos o en las iglesias.

“Pensemos en algunas celebraciones de cualquier sacramento tal vez, o conmemoraciones donde tú vas y ves: no sabes si es un lugar de culto la casa de Dios o un salón social. Algunas celebraciones se aproximan a la mundanidad”, destacó el pontífice.

“Es cierto que las celebraciones deben ser bellas pero no mundanas, porque la mundanidad depende del dios dinero. Es una idolatría. Esto nos hace pensar, y también a nosotros: cómo es nuestro celo por nuestras iglesias, el respeto que tenemos allí cuando entramos”.

El Papa también reflexionó sobre la primera lectura de San Pablo a los Corintios, precisando que el corazón de cada uno es “un templo: el templo de Dios”. Así cada uno debe preguntarse en el corazón “si es mundano e idólatra”.

“No pregunto cuál es tu pecado o mi pecado. Pregunto si dentro de ti hay un ídolo, si está el señor dinero. Porque cuando está el pecado, está el Señor Dios misericordioso que perdona si vas con Él. Pero si está el otro señor –el dios dinero– tú eres un idólatra, es decir, un corrupto: no ya un pecador, sino un corrupto”.

“El núcleo de la corrupción es justamente una idolatría: es haber vendido el alma al dios dinero, al dios poder. Así se es un idólatra”, concluyó el pontífice. En la misa que presidió este viernes en la capilla de la Casa Santa Marta, el Papa Francisco respondió a la pregunta sobre si los sacramentos se pagan y explicó que los fieles tienen el deber de mantener a la Iglesia pero no “con una lista de precios”.

Así, Francisco aprovechó para advertir sobre el riesgo de caer en la idolatría del dinero reflexionando el pasaje del Evangelio de San Juan en el que Jesús expulsa a los mercaderes del templo, el Santo Padre dijo que en la mente de esos vendedores “está el ídolo del dinero y los ídolos siempre son de oro. Y los ídolos esclavizan”.

“Esto nos llama la atención y nos hace pensar en cómo tratamos nuestros templos, nuestras iglesias. Si realmente son casa de Dios, casa de oración, de encuentro con el Señor, si los sacerdotes favorecen eso, o si se parecen a los mercados”, dijo el Papa.

About admin

Check Also

¿Es posible ponerle una fecha de salida a Nicolás Maduro?

El 10 de enero de 2019 es la fecha en la Nicolás Maduro no podrá “seguir con la pretensión …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *